12/20/2011

Cuando tu vida es como una montaña, y desde lejos, todo parece más pequeño.

Realmente resulta curioso, e inexplicable, lo realmente prescindibles que somos todos en nuestra propia vida. Creo que somos fácilmente reemplazables.
Un día te vas, y al día siguiente ves pasar tu vida por delante, como si nada hubiera ocurrido. Desde la distancia, eso se ve muy claro. La vida te echa a un lado, y sigue su curso.
Yo me he ido de unos cuantos sitios en mi vida. Demasiados, quizás. Y ya aprendí esa lección. Quizás alguien te eche de menos un día, o dos. Como un sentimiento leve y fugaz. Quizás haya alguien realmente jodido por tu ausencia, alguien que realmente te quiso y te apreciaba. Pero ese será una minoría.
Al final, todo pasa. Así es.

3 comentarios:

Carol Munt dijo...

Pue sí Marlon, al final todo pasa, por eso lo importante es vivir cada momento como si fuera el último, porque el ahora es lo único que permanece...
Un fuerte abrazo.

P. Lavilha dijo...

Así es, y nosotros no debemos ser menos y seguir también cuando alguien nos falta...

Es duro pensar en el mundo.

Minuet dijo...

Así ando Marlon, pensando que todo pasará, y aunque llevo unos días perdida y casi diluyéndome, no podía (como casi nunca no puedo contigo) olvidarme de ti, y aunque estas fechas no me gusten mucho, sé que son importantes así que:

Que el AMOR, LA ESPERANZA Y LA ALEGRIA DE ESTAS FECHAS LLENE TU CORAZON Y QUE EL 2012 TRAIGA 365 DÍAS LLENOS DE FELICIDAD PARA TI Y TODOS LOS TUYOS

FELICES FIESTAS, CON MIS MEJORES DESEOS

Besazos Navideños

Minu