7/13/2007

INCLUSO EN ESTOS TIEMPOS

Hace mucho tiempo escuché en el Hablar por Hablar a una mujer que hablaba de su hermana, que acababa de fallecer. Esa mujer leyó en antena un poema, que luego resultó ser una canción de Sabina. Su hermana le había pedido que cuando muriera leyeran ese texto en su entierro. Tardé bastante en encontrarlo, y desde entonces me acompañan cada cierto tiempo estas palabras. Y ahora lo hacen más que nunca:

Incluso en estos tiempos
veloces como un Cadillac sin frenos,
todos los días tienen un minuto
en que cierro los ojos y disfruto
echándote de menos.

Incluso en estos tiempos
en los que soy feliz de otra manera,
todos los días tienen ese instante
en que me jugaría la primavera
por tenerte delante.

Incluso en estos tiempos
de volver a reír con los amigos,
todos los días tienen ese rato
en el que respirar es un ingrato
deber para conmigo.

Y se iría el dolor mucho más lejos
si no estuvieras dentro de mi alma,
si no te parecieras al fantasma
que vive en los espejos.

Incluso en estos tiempos
triviales como un baile de disfraces,
todos los días tienen unas horas
para gritar al filo de la aurora,
la falta que me haces.

Incluso en estos tiempos
de aprender a vivir sin esperarte,
todos los días tengo recaídas
y aunque quiera olvidar no se me olvida
que no puedo olvidarte.

2 comentarios:

mc clellan dijo...

Te lanzo unos dados. ¿Te animas?

Marlon dijo...

Creo que sí. Voy a echarle un ojo.