1/03/2008

POST RUTINARIO

La rutina disipa las dudas. Cuando uno se sumerge en ella, no necesita hacerse preguntas. Simplemente hace lo que tiene que hacer. Acostarse a las 11 de la noche, levantarse a las 7 de la mañana, salir de casa cuando aún es de noche, correr bajo la lluvia para coger el autobús.... y le parece lo más normal del mundo.
Si en vez de rutina, uno varía los planes, surgen las preguntas: ¿Qué demonios hago a estas horas en este lugar? ¿Por qué estoy un lunes a las 4 de la mañana tomando una copa en un bar de malasaña? ¿Por qué un jueves a las 12 de la noche estoy en la estación de autobuses en búsqueda del próximo destino?
¿Rutina o dudas? Esa es la cuestión.

1 comentario:

vega dijo...

ando ahora sometida a una rutina tan loca que ha dejado de parecerme rutinaria para resultarme simplemente agotadora... tengo tiempo para leerte, paso de vez en cuando, pero no suelo decir nada...
es una gran pregunta: rutina o dudas???
Yo creo que dudar es bueno. Y que dentro de la rutina se pueden tener muchísimas dudas...

Besos!