1/07/2009

NOCHE DE REYES

Sin regalos. Con olor a castañas. Con el frío pegado en la espalda. Aunque con el piano del Libertad como escenario de fondo. Horas de canciones. Con Luis y Conchita sembrando de magia las vigas del techo. No, no es tan ñoña como parece. Y una botella de vino blanco para celebrar el año nuevo. Con un camerino inundado, de aguas y risas. La Gran Vía llena de Reyes Magos ofreciendo sus servicios mientras se congelan de frío. Y todos los taxis están vacíos, como nuestras camas. Planes. Y el futuro como antídoto para la tristeza. Ojalá que la crisis fuera sólo un problema de dinero. Porque cada vez tengo más vértigo. Cuando miro desde abajo y cuando miro desde arriba.

Ya queda menos para el 2010.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Qué desasosiego se me ha quedao...

Aynosé dijo...

Jo... y a mí... Bueno chico, el 2009 será cuando menos interesantre, seguro. POR CIERTO!! Yo también estuve en el concierto del Libertad!!