5/06/2009

ERES

El mejor antihistamínico. La más rica de las recetas que vienen en el libro que tengo en la cocina. Un postre perfecto. Un plan de fin de semana que no tiene final. El horno donde me convierto en cena. Las horas que pierdo mirándote por la ventana. París. Roma. Y todas las ciudades que suenan bonitas. Las llaves que ayer me dejé puestas. Tu voz el mejor despertador del mundo. Y tu foto el mejor cuadro que podría colgar de mi pared. El paisaje que nunca miré. Las cosas que nadie me ha dicho nunca. Los versos que escribo, en un recibo del banco, mientras la señora que está a mi lado en el autobus me mira raro. El calor de esta primavera. La nevera temblando de frio. Mis zapatillas rojas. El césped de la facultad. El menú del día. La Ana de las pelis de Medem. La Kate de esta isla perdida. Una canción de Sidonie y otra de Calamaro.

Empiezo a pensar que eres todo, aunque en realidad no seas nada.

2 comentarios:

illeR dijo...

Joo, que bonito esto que has escrito...

Pst - las señoras en los autobuses siempre miran raro!!

M dijo...

Hola! He descubierto hoy tu blog y me ha gustado mucho... pero esta entrada en especial me ha llegado, me recuerda mucho a una historia personal.

Me gusta como escribes, seguire leyendote si te parece bien

PD: estoy de acuerdo con illeR, siempre miran raro estas señoras ^^