10/18/2010

...........

A veces hay que destruirlo todo para poder volver a construir. Morirse un poco, y volver a nacer. El insomnio lleva tu nombre, sólo si yo lo quiero. Hay un documental de la 2 que habla de ti. Y yo peleo con mi mente, para que piense sólo aquello que yo quiera. Es inevitable andar en la cuerda floja cruzando puentes que no hay forma de cruzar. Inevitable. Igual que los espejismos en medio del desierto. Cuando hay sed, sólo se puede pensar en agua. Cuando no estás, sólo se puede pensar en ti. Es inevitable. Ya lo sabes.

4 comentarios:

Palpitaciones Fluorescentes dijo...

Hay que morir mil veces mientras vives una

Bastet dijo...

Me encanta como escribes y te expresas. Haces que sienta empatía con tus palabras.

Clementine dijo...

Mucho mejor con el cambio :)

Minuet dijo...

Te encuentro por casualidad, leyendo a May (Caminos de Ida y Vuelta). Tus palabras parecen escritas en mi momento, en mi contexto, para o por mi, me erizan el pelo...
Siempre hubiese rebatido el hecho de que no debemos destruirlo todo, de que siempre valen los cimientos, ahora ya no lo sé, ahora ya no sé nada...
Te seguiré, enhorabuena me encanta como escribes.
De paso me tomaré la libertad de invitarte a mi nuevo blog, un proyecto loco, en el que tienen cabida las entradas de diferentes bloggers, seria un honor verte por allí. Mi blog es:
http://unarameraunabombayuntemporizador.blogspot.com/
Un abrazo y gracias por deleitarnos con tus palabras