8/21/2008

SIEMPRE HAY UN REGRESO

Cabrales. Cangas de Onís. Ribadesella. Llanes. San Vicente de la Barquera. Asturias y Cantabria. Mar y montaña. Queso y sidra. Los picos de Europa. El naranjo de Bulnes. Verbena de pueblo con cantantes horteras de orquesta . Las vacas como vecinas. Los gaiteros. Recuerdos apuntados en la servilleta de un bar. Los bufones. La brisa del Cantábrico. Las cuevas y sus cuélebres. Reirnos de todo. La marea que baja a velocidad de vértigo.

Villanueva de los Infantes, Alcázar de San Juan. En un lugar de la Mancha. Bicicleta, libros y guitarra. Tardes de vino. Ver las estrellas.
Subirse al coche y hacer kilómetros. No queda otra.

2 comentarios:

Anonim@ dijo...

¿Ya volvísteis?

Que preciosos recuerdos tengo de LLanes, a pesar de la tormenta que no nos permitió montar la tienda y obligó a buscar pensión ... y que tremenda casualidad ... a las 7 y media de la mañana paseando por el puerto completamente vacío y una figura que baja corriendoooo por una rampa gritando mi nombre jaja,ja,ja bueno, mi apellido que es como me llamaban en el cole ¿cuanto hace ya? casi 12 años ... como pasa el tiempo ...

Bienvenido a la realidad ...
Besos

David S. dijo...

Tu primer párrafo es como mis últimos días, mismos lugares, mismas sensaciones.

Bienvendo de vuelta a la rutina!