12/22/2010

Tormentas eléctricas

veo los gatos volando hacia el mar
se marchan y gritan que no volverán

murciélagos silban en mi despertar
susurran tu nombre, no lo quiero escuchar

hay tormentas eléctricas a mi alrededor
si pienso en tu ausencia en lo que nos sucedió


encuentro en las sábanas trozos de cielo
todas las canciones me hablan de ti
los cuellos alzados se visten de duelo
son flores marchitas para este funeral

a ratos me pierdo sin quererme encontrar
nadie me busca, nadie me va a llamar

tengo monedas, tengo a la soledad
nada más necesito, sólo un poco de paz

hay tormentas eléctricas a mi alrededor
si pienso en tu ausencia, en lo que nos sucedió

encuentro en el tiempo aquello que perdí
se agarra a mi cuello como un animal
se disfraza de fantasma, se disfraza de ti
en esta ocasión creo que me va vencer

3 comentarios:

Elena Lechuga dijo...

Querido Marlon:
Los gatos siempre caen de pie.
Yo tuve una de pequeña. Volvió desde el campo en el que la dejaron unos familiares a 20 kilómetros. Otro murió porque lo mató un perro.
Los gatos van.
Otros vienen.

Wendolina. dijo...

Mi nueva gata Sole es una psicópata. Y esto que has escrito es pero bien bonito.
Las tormentas eléctricas tampoco duran para siempre.

Un beso.
Wendolina.

vicko dijo...

Mi gata no tiene nombre, destroza cuanta caja encuentra, le encanta el pure de papas, la remolacha, la zanahoria y se agazapa para sorprendernos mordiendo nuestros pies atrozmente, supongo que eso tambien la vuelve psicopata. Creo que le hubiera gustado ser otro animal, pero las cosas no suelen ser como queremos, ni siquiera para los gatos.

tchau