1/05/2011

La historia que resume mi año 2010

El maestro que le había formado durante muchos años le dijo que llegaba el momento de separarse, que ya no podía enseñarle nada más y que debía continuar su camino. El muchacho se puso muy triste, pero entendió que era un cambio necesario y que tenía que aceptarlo. En el momento de la despedida, el maestro le colocó un anillo en un dedo, y le dijo: "cuando vaya todo realmente mal, cuando pienses que nada puede ir peor, quítate el anillo y lee la inscripción que lleva dentro. Pero hazlo sólo cuando sea realmente necesario."

Unos meses después, el muchacho necesitó acudir al regalo de su maestro. Todo se derrumbaba y las cosas le iban realmente mal. Se quitó el anillo, miró la inscripción de su interior y leyó:

TODO PASA.

3 comentarios:

Elena Lechuga dijo...

Todo pasa;
y todo llega.
Por algo.

síl dijo...

Este es uno de los mayores consejos... mi maestro-padre añadiría: "Si es algo que se puede solucionar, no te preocupes, se solucionará. Y, si es algo que no se puede solucionar, preocúpate menos, pasa a otra cosa".

así que,... a seguir siempre!

illeR dijo...

Pues si, todo pasa, la pena es que el tiempo sea relativo y lo malo se nos haga taaaaaan largo....