1/31/2011

No volveré a ser joven

Hola. Escribo desde una biblioteca hipermoderna de una Universidad Europea. Resulta que por cosas del destino y del 2011 me puse a estudiar italiano, sin saber muy bien por qué ni para qué. También me marqué como objetivo para este año dejar de fumar y aprender a coser. Lo de fumar parece que ha sido un éxito. Lo de coser... no tanto. Se me caen los botones con enorme facilidad.
El título de esta entrada viene porque estaba en esta biblioteca y me he sentido terriblemente mayor. Son todos muy jóvenes y jóvenas. Y yo con canas en la barba. Y sin saber para qué estoy aquí estudiando italiano. Probablemente hubiera sido más útil aprender a cocinar pizzas. Me habría ahorrado esta depresión adelanto de los 30 y no estaría ahora mismo escribiendo esto.
En este 2011 creo que también he acentuado mi vena gafe. Todos los países a los que tenía previsto viajar están en una ola de violencia, ha estallado una revolución o explotan bombas en las terminales de aeropuerto. No quiero decir nada, pero tengo billetes para los Balcanes en abril...

besos y abrazos, que en italiano se dice baci e abracci.

8 comentarios:

Marian dijo...

Grande mi querido Javi.

Te echo de menos, buah!

beso grande

Elena Lechuga dijo...

mis 30 contemplan tus casi 30 desde una biblioteca poco moderna de España.
creo que entiendo tu sensación...

illeR dijo...

Centremonos en los positivo ¡¡enhorabuena por dejar de fumar!! Y enhorabuena por la decisión de aprender italiano...nunca es tarde!!

Anónimo dijo...

Como 30añera que vive en los Balcanes espero que tu vena gafe desaparezca de aqui a abril...Saludos desde Sarajevo!

LoreVero dijo...

Dos cosas, entre tantas que me gustaria aprender, (y tambien me pico el bichito a partir de los 30)...Aprender Italiano, aprender a coser...Sera que ya no volveremos a ser jovenes y es tiempo a aprender a disfrutar???
Besos...

Antoine Lamarck dijo...

No volveré a ser joven

Que la vida iba en serio
uno lo empieza a comprender más tarde
-como todos los jóvenes, yo vine
a llevarme la vida por delante.

Dejar huella quería
y marcharme entre aplausos
-envejecer, morir, eran tan sólo
las dimensiones del teatro.

Pero ha pasado el tiempo
y la verdad desagradable asoma:
envejecer, morir,
es el único argumento de la obra.

"Poemas póstumos" 1968

Jaime Gil de Biedma

Minuet dijo...

Bueno la entrada de hoy ha sido muy fructífera para mi; primero, acabo de enterarme que te llamas JAVI, "Hola Javi, encantada"..; segundo, he visto a una amiga por aquí, "Hola IlleR, por fin en el mundo.. que bueno verte"..; Tercero, siempre me animas con tus escritos, hoy casi me desanimas mas de lo que estoy...¿crisis de los 30?.. os hablo desde los treinta y muchos y la verdad es que no he sentido crisis por la edad, sino al contrario, y me codeo con estudiantes adolescentes hormonados perdidos, pero ¿no creéis que ahora se está mas centrado en todo y sse disfruta más y mejor de todo?..
Cuarto, sé que no consuela, pero me pasa lo mismo con los destinos que elijo para viajar, y me pregunto ¿no será que nosotros no somos los gafes, sino que el mundo se está poniendo del revés?..siempre nos quedará Paris... y quinto..mirémos por el lado positivo, el italiano es una lengua con la que se liga mucho, y suele ligarse más, precisamente, a partir de los 30..

Bacios...treintañero, pierde botones... :)

Btrz - eai dijo...

:)

estoy a una década de sufrir eso , pero creo que conozco la sensación, al menos muchas veces la vida nos avisa de que corre sin pausa.

Italiano... siempre me llamó la atención ese idioma y este año tenía como objetivo aprender algo y ponerlo en práctica en Roma.

Me gusta tu entrada :)