8/09/2011

Chinito Island


Bien. Busqué en el refranero popular. Hice de la necesidad virtud. Y ahora, mi amayor virtud es extrañarte. Conmovido por ello, me hice un twitter y empecé a escribirte.
Dicen que para encontrarte a ti mismo primero debes perderte. Reconozco que estoy en ello. Y ahora me dedico a quemar todos los mapas. Ya aprendimos que el olvido no existe, y que sólo se trataba de una excusa para autoengañarse y perdonar. Somos así. Y siempre lo seremos.
Un día me fui a dormir contigo y al despertar ya no estabas. Desde aquel día, dejé de dormir. Y debo reconocer que empiezo a morirme de sueño. El cemento de tus ojos cosntruyó una urbanización en mis pestañas. Así, sin darnos cuenta. Y de tanto mirarte, ya no pude cerrar los ojos. Y ahora sólo quiero que me hagas un favor. Déjame volver a sentarme en el rincón de tu habitación que lleva tu nombre. Sí, ese. Quiero quedarme quieto. Y escribirte. Hasta desgastarte. Sólo eso.

2 comentarios:

illeR dijo...

¿Dónde vivo yo? Si deje mi habitación en tus pupilas...
si yo vivo de alquiler en un balcón de tus retinas

Minuet dijo...

"Para encontrarse uno debe perderse primero"... ya lo hice, ya lo hago...

"Para encontrarlo, una no debe hacer nada, y casi nada tampoco para perderlo"...

Parece que esa habitación del olvido la habitamos muchos y otros muchos queremos volver, aunque sea de alquiler, a ese otro rincón donde al menos podamos ver su sombra en la noche aunque no podamos quedarnos dormidos en ella...

No hay desamor si aún quedan recuerdos y siempre hay recuerdos...

Magistral Marlon, como siempre, y esta vez illeR, está soberbia en su coment...

Gracias por este instante, hoy que me encuentro mal, me vale de refugio...

Un fuerte abrazo