8/01/2011

italianas hijas de puta que rompen corazones ajenos

Sophie vive en la habitación del fondo. Es filóloga, y chipriota. ¿A que nunca habéis conocido una chipriota? Yo tampoco, hasta ahora. Aparte de contarme muchas cosas de su país, el otro día, con unos tintos de verano, me contó su historia.
Tiene una novia italiana, que vive en Valencia. Y su padre, en Chipre, está enfermo de cáncer. En septiembre tiene que irse de España para cuidar de su padre. El otro día se lo dijo a la italiana y ésta le dió a entender claramente que con ella no cuente. 3 años después de relación. Hay que ser hija puta. Así de claro.

5 comentarios:

Minuet dijo...

joderse..Marlon, si yo te contara...

Buff..cuanto he extrañado leerte

Besos

illeR dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
illeR dijo...

Hay demasiadas hijas e hijos de puta sueltos rompiendo corazones, italianos y no italianos, pero claramente lo malo abunda y lo bueno escasea.

Pd - Vaya, ligeros cambios en cuanto al diseño...

Marlon dijo...

gracias minuet...

iller, ya me dirás si te gusta el nuevo diseño.

besos a las dos.

illeR dijo...

Si, me gusta, la foto de cabecera se me hace grande, pero me gusta. Cambiar de vez en cuando es bueno y necesario