9/27/2011

Vicisitudes de un hombre moderno (parte I)

Ser amo de casa es una tarea arduo compleja. En las últimas semanas he aprendido una serie de cuestiones que pueden resultar de utilidad y ayuda a otros seres humanos (ya sean hombres, o mujeres) en sus avatares y tareas cotidianas del hogar.
En primer lugar, el supermercado es la jungla. Literal. Hay señoras que defienden su sitio en la cola para pagar como si fuera lo último que hicieran en la vida. Las situaciones de estrés que he vivido en las últimas semanas luchando por los productos del Mercadona me han llevado a iniciar una profunda reflexión, que puede acabar con mis huesos comprando definitivamente en el chino de la esquina. Creo que no estoy dispuesto a tener que recurrir a la droga legal para remediar problemas de ansiedad y estrés originados por la complejidad de lograr una cesta en la que ir metiendo la compra, o tratar de batir el récord guinnes mundial de meter las cosas en una bolsa ante la mirada asesina de un sujeto que va detrás tuyo cargado con cervezas. No sé, veremos cómo evolucionan los acontecimientos en las próximas semanas.

Otra cuestión a analizar es el hecho de que siempre, a cualquier hora del día, haya una ingente cantidad de platos para lavar. Aunque no haya usado platos. Yo creo que hay un espíritu en mi cocina que se dedica a ensuciar platos. No existe otra explicación. No descarto en próximas semanas abrir una Fila Cero de recaudación con un claro destino: un lavaplatos para Marlon.

Queridos amigos, hasta aquí esta primera entrega. En próximas ediciones hablaremos de "La lavadora, ese gran enigma", o "Las facturas, ¿de dónde salen tantas?".

P.D. mi gato, Pacino, empieza a hacerme "algo" de casa.Ya no quiere comerse todo lo que pilla por la casa.

4 comentarios:

Clementine dijo...

Que bueno.. lo de los platos lo pienso cada vez que entro en la cocina!

Carlos dijo...

ME parece que compartimos espiritu en la cocina.

illeR dijo...

Jajajaja, que exagerao!!! Pareces andaluz!!! : P

Fotos de Pacino ya!!! ; )

Minuet dijo...

Ando con illeR...fotos de Pacino, y prometo fotos de Audrey, una de mis gatas... no soy capaz de que me salgan las palabras, perdonadme :(

Besos Carlos, illeR y a ti, Marlon... y un saludo Clementine, aunque no nos conozcamos, ¿sabes que la protagonista de mi relato corto se llama como tu?