6/06/2010

Es mentira

Que haya olvidado el olor de tu perfume. Que me vayan las cosas bien y todo haya cobrado sentido. Sí, es mentira. Tampoco aprendí a vivir solo, ni a cocinar algo que no estuviera precocinado. No es cierto que me haya acostumbrado a las despedidas, y las asumiera como inevitables. Me siguen doliendo como cuando era un niño. Es mentira que duerma bien. Que tenga sueños bonitos, y que haya dejado de escribir tu nombre en todas mis libretas. Aún sigo tratando de acostumbrarme a los huecos vacíos. Sigo dándole demasiadas vueltas a la cabeza. Y llorando cuando nadie me ve. Es mentira que ahora confíe en los poderes curativos que tiene el odio. Tampoco me sirvió.

3 comentarios:

síl dijo...

Recuerdo cuando "Instrucciones para salvar el odio eternamente" era una de mis canciones de cabecera... hasta que me dí cuenta que hay veces que, ni el odio sirve... Al final, quizás lo único sea el tiempo...

LoreVero dijo...

algunos dicen que solo se odia lo que una vez se amo, yo creo que si alguna vez se amo, ya no hay lugar para otro sentimiento...(y tampoco se conjuga en pasado,aunque pasen los años)

Me llaman octubre... dijo...

quien te dijo que el odio tenía poder curativo... te mintió.

sólo el tiempo lo tiene. y a veces tengo dudas.