2/07/2011

A veces me dedico a esperar autobuses en la Gran Vía de madrugada

Y veo a las putas africanas. A los chinos vendiendo sus chinolatas y sus tallarines. A borrachos que no saben adonde van. A chicas solas. A borrachos gritándoles cosas a las chicas solas. A los taxis vacíos, buscando clientes igual que buitres carroñeros (un saludo a ese gremio tan odiado). Y yo tan solo, con las manos en los bolsillos, esperando un autobús que nunca llega. Casi siempre helado de frío, por dentro y por fuera. Probablemente sea uno de los mayores recuerdos que tengo de esa ciudad a la que no quiero volver nunca más. Sólo volveré de turista. Y a ver a José Tomás en San Isido, pero esa es otra historia.

8 comentarios:

Lucia_del_Mar dijo...

Sin duda la vida nos sorprende, nos hace un guiño de vez en cuando, asi ha sido esta tarde al encontrarnos en el face. Honestamente por mi trabajo con los cantautores yo acepto a casi todo el mundo, sobre todo si tenemos tantos "amigos en comun" pero jamás me detengo a conversar con nadie por el chat..pero hablarte ahora ha sido un hermosa coincidencia, ademas q memoria tienes!!! mira q reconocerme desde el foro de Ismael! jejeje el mundo serraniano es un pañuelo!!!

Espero coincidir mas seguido contigo y como has dicho, tenemos q hablar de muchas cosas...Besos y abrazos desde Santiago de Chile.

Elena Lechuga dijo...

ese frío de dentro, el que llega con la neblina de la noche y su fauna no se quita hasta la noche siguiente.
se expande; increíble

illeR dijo...

A veces soy esa chica que pasea sola escuchando a los borrachos.

Jheimis dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
User: 0 dijo...

Pues yo una vez te ví esperando un bus en Gran Vía desde un taxi... que cosas.

Marlon dijo...

Así sois los ricos Usero ;)

Viendo a los pobres desde el taxi.

User: 0 dijo...

XD la próxima vez te subo

Jara dijo...

Desde que mi casa de Madrid es Embajadoras y no Carabanchel, volvemos a casa caminando, bajo globos de agua en Lavapiés, entre chinos y chinolatas (me ha encantado el término), borrachos y chicas solas... pero sin transitar el para mi exótico mundo de los buses nocturnos.