6/19/2005

UN DÍA MUY LARGO

...y de fondo "Peleando a la contra", de Quique González.
----------------------------------------------------------

Yo creo que los meses de junio son raros por naturaleza. Es el mes de los exámenes, del comienzo del verano y del calor, mes de despedidas, de finales... y está en mitad del año.
Tal vez por eso no sea tan raro que viviera un día como si fuera varios.
Para empezar el día tres yonkis intentan atracarme a la luz del día en mi barrio. No consiguieron el objetivo de quitarme el dinero para inyectarse heroína, pero al menos lograron inyectarme a mí el miedo en el cuerpo. Desgraciadamente, creo que eso no les saciará el mono. Estas cosas me cabrean fundamentalmente por un motivo: ¿Por qué narices intentan atracar en su propio barrio a gente que tiene el mismo o menos dinero que ellos? Si son tan valientes como para atracar gente, que le echen más huevos y se vayan a atracar a La Moraleja, Las Rozas o Pozuelo. Que atraquen a los ricos!! Y 15 minutos después, en otra estación de metro, se me acerca otro tipo con las mismas, a pedirme dinero, y ya veía que volvían a darme un susto. Así que directamente le dije: "Mira tío, me acaban de atracar y no tengo nada, así que no te voy a poder ayudar". Por su cara de circunstancias creo que captó el mensaje.
Después me fui calmando viendo un torneo de rugby tumbado en un césped, y probando una pinta de guinness. Efectivamente, tenía un aire a café. Y mientras tanto mogollón de católicos, peperos y gente del opus en general haciendo una mani homofóbica por las calles de Madrid. Para ver fotos y comentarios bastante curiosos sobre lo acontecido, echad un vistazo a este enlace: http://www.flickr.com/photos/chinojb
Cenamos en casa de una amiga y las cosas del alcohol hicieron que termináramos a las 4 de la mañana en un parquecito acolchado de Huertas viendo cómo una botella de vodka con naranja se deslizaba por un tobogán. Fue una noche muy divertida, a pesar de que, como siempre, un taxista me timara. Pero ya estoy acostumbrado, tengo un problema de odio dirigido hacia los taxistas. Ellos te atracan con tu consentimiento.
La verdad es que no suelo escribir mi vida en el blog, pero creo que mi día de ayer merecía ser resumido. Hay cosas que no pueden quedarse dentro, y hay que sacarlas como sea.

1 comentario:

nu dijo...

Las fotos son realmente curiosas. Cuando quieras repetimos el día quitando los incidentes de tu barrio.

Un Beso ;)