10/05/2009

QUERIDO DIARIO

- Llevo varios días subiendo escaleras del metro. Una detrás de otra. También las bajo, pero como que se pasa más rápido. Resulta que alguien tuvo la genial idea de cambiar las escaleras del metro de Madrid ahora, cuando podía haberlo hecho en verano.
- En los últimos días también paso bastante tiempo en los hospitales. Sólo me falta mirar obras para convertirme en jubilado a tiempo completo.
Y ya me quedó del todo claro mi odio declarado y confeso a los aeropuertos, los hospitales, los colegios y las gasolineras.
- En los ratos libres hacemos vídeos consistentes en putear a un músico y liarla parda en algún lugar de la calle. Ayer hasta vino la policía municipal, y estuvo gracioso. Eran majos y nos aconsejaron un lugar por donde no pasa la policía (es decir, ellos). Creo que nos pasamos con la idea de soltar a toda una banda (violonchelo y teclado incluidos) en medio de la calle Preciados. Pero lo pasamos bien.
- En otros ratos libres agarro la guitarra y hago los deberes que me manda el Señor De P. consistentes en poner letra y melodía a acordes que él me da. Dice que así aprenderé lo que necesito.
También lo pasamos bien.

-Y a veces trabajo, pero sólo a veces. Y respiro. Y sueño. Y espero. (Sobre todo eso. Ya sabes, "la vida es una gran sala de espera".)
Y trato de vivir un poco, que no es poco (un saludo a la redundacia).

1 comentario:

Jara dijo...

Algunos a los que la sociedad nos denomina parados tratamos precisamente de eso, de vivir un poco y no parar nada... en unas horas recorro 300 kilómetros al este.

No se si te lo he dicho ya... pero mañana otro que VIVE, se llama Andrés y se apellida Sudón estará en Clamores viviendo... me consta que al señor De P. le gusta (xq que me guste a mi no tiene mérito)... ya sabes, invitado quedas ;)