2/14/2009

GASTÉ 3

Me quedan 4. Creo que tendré de sobra. Incluso podrían ser demasiadas. Aprendí a ser como un gato. Ahora sé caer de pie desde un octavo piso. Ya no me duelen los golpes, o al menos aprendí a disimular. Y me lamo las heridas, para que me duelan menos.
Te araño, me escapo, te ignoro.. pero al final siempre termino volviendo.

2 comentarios:

mar dijo...

¿Y qué puñetas has hecho para quemar 3 vidas??

A mí me quedan 6, una la perdí destrozando castillos (pero qué feliz que era, jurjurjur)

Marian dijo...

Yo estoy haciendo recuento de daños...

Un beso