7/12/2009

INSOMNIO CON NOMBRE

Los aspersores que se disparan automáticamente
a las 3 de la mañana.
El hueco ausente tatuado
en una cama lejana.
La música de algún vecino noctámbulo
y ladrón de sueños ajenos.
El peso de los remordimientos
que no llevan a nada.
El destino dibujando mapas
en algún rincón del pasaporte.
La sonrisa que se me escapa
y esconde plomo en sus entrañas
(gracias Machado)
Los deseos fragmentados
repletos de miedo confesable.

O tal vez sea simplemente
tu perfume
que se me quedó pegado
y no hay manera de quitarlo.

3 comentarios:

María del Mar dijo...

hmm... sonrisas, deseos fragmentados, perfumes...

:-)

Mi vida sin mi dijo...

...muchas veces me dejas sin palabras, emociones que suben por la garganta...

Oriente dijo...

Fantastico!!
Quien no ha cambiado noches de sueño por suspiros con nombre...
Un placer leerte!