6/02/2011

El día que soñé contigo

Todo parecía distinto. Ibas de blanco. Y me sonreías. Como si el mundo no se estuviera yendo a la mierda.
El tiempo se paraba en nuestros ojos y nadie se ponía en medio. Nadie. El día que soñé contigo nada importaba más que nosotros. Solo tú y yo. Como si no hubieran pasado tantas cosas. Como si aún pensaras en mí de vez en cuando. Y sonrieras al hacerlo.
El día que soñé contigo me venció el despertador. Ya sabes que siempre hay algo que me acaba venciendo. Pero hice lo que pude para hacer oidos sordos. Te juro que quise quedarme a vivir en ese sueño.

4 comentarios:

Laura dijo...

Uff. últimamente yo también sueño cosas parecidas, que en nada se corresponden con la realidad...
pero para algo inventaron las noches...:)

"Y sonreías, como si el mundo no se estuviera yendo a la mierda".

Tus palabras tienen el mismo efecto, hacen que nos olvidemos por un momento de todo lo que no va bien.

Nacho Sánchez dijo...

...y los sueños, sueños son...

Minuet dijo...

Bufff... hoy simplemente no puedo soñar... aunque siempre consigues con tus letras sumergirme en algo parecido al sueño.. y también lucho contra el despertador que ose sacarme de este estado...

Esa frase: "Te juro que quise quedarme a vivir en ese sueño...".. quizá ahí está mi explicación..me quedé dormida en un sueño...y aun sigo durmiendo...

Nos leemos
Un abrazo

manolilloc2c dijo...

increible texto, una vez mas, asco de despertadores que se afanan en acumular victorias cada mñn