10/27/2008

MATERIALES PARA UN BLOG (PRIMERA PARTE)

El espejo que me devuelve cada vez más despeinado. Las zapatillas gastadas de tanto buscarte. Altea. Mi primera guitarra. La playa de Gros en San Sebastián. Una tarde lluviosa de noviembre que probablemente sea mi cumpleaños. Algún nombre de mujer. Enamorarse. El olor del incienso. Los álbumes de fotos donde guardo mi vida. Autobuses rojos sin dirección. Las canas que me van saliendo. La Gran Vía de Madrid en Nochebuena mientras todo el mundo está cenando. Un poema de Ángel González. Mi viejo cuaderno de textos. La rambla de Barcelona deshabitada a las cuatro de la madrugada. El mensaje especial que guardo en el móvil. El desencanto. Una armónica que suena desafinada en una casa deshabitada. Un libro de Benedetti que se llama La Tregua. Películas de Medem. Viajar solo en un tren que recorre media España. Caballos al borde del mar. Volver a enamorarse. El olor a café por las mañanas. Una mirada que no se puede olvidar. La rabia que se convirtió en excusa. El dolor que se convirtió en rutina. Las estaciones. Una cena en el patio de mi casa del pueblo, mirando las estrellas. Un gato negro que mira a lo lejos. Tu voz. Los sueños que nunca se cumplen. Y siempre, de fondo, la memoria de aquello que se ha perdido...

3 comentarios:

acróbatas dijo...

Uffff... todo eso son materiales para un blog y para quedarse a vivir en ellos.

Liedchen dijo...

"Qué raros son los recuerdos que nos hacen disfrutar de una felicidad de la que no nos dimos cuenta, y con la que no fuimos felices..." Es de Elvira Lindo, del libro, Una Palabra tuya... y al leerte, me ha venido a la cabeza..

Eso, y que tengo media vida colgada en la pared, y no son más que excusas para empezar una entrada

Álvaro Dorian Grey dijo...

Y esto es solo la primera parte...
saludos y salud