11/02/2008

CAMBIAR DE PAISAJES

Aparco el coche tan mal como siempre y subo a casa cargado con demasiadas cosas, como también suele ser habitual. Madrid nos recibe tal y como lo dejamos, con un frío que hiela las manos y las cabezas. En casa todo está en el mismo lugar: la escalera de madera, mi vieja taza azul, el libro de encima de la mesa, el radiador sobre el que apoyarse los días de invierno con una guitarra entre las manos, y el ordenador abierto, dispuesto a que actualice el blog. Y me doy cuenta de que es necesario, muy necesario, desconectar de la rutina aunque sea un par de días. Cambiar de paisajes, ver las cosas desde fuera, y volver a entrar para encontrarte con todo lo que te acompaña habitualmente. Es la manera ideal de evitar el cansancio del día a día.

P.D: bienvenidos al mes de noviembre, mi mes.

4 comentarios:

Azuky dijo...

Espero que sea un noviembre tan azul como desees! Feliz Mes!

Álvaro Dorian Grey dijo...

Todos esperamos que sea azul, con olor a castañas asadas y, algo que me jode, luces de navidad anticipadas.
Saludos y salud. Felicidades en tu mes.

vega dijo...

Te leo cada día, muy pocas veces digo nada (siempre por falta de tiempo) pero hoy no me resisto. Llevas una temporada brillante en el blog (en mi nunca humilde opinión), seguiré leyendo tus palabras desde este noviembre azul...

Besos

Marlon dijo...

Vega, me halaga profundamente tu comentario, porque sabes que yo me declaro un fan de todo lo que tú escribes.